La reforma tiene como objetivo mejorar las condiciones espaciales de una vivienda antigua, muy compartimentado, con espacios poco amplios y luminosos.

La nueva distribución unifica dos habitaciones para agrandar la sala de estar, genera una circulación alrededor del muro que separa el recibidor la sala y crea un estudio separado por un mueble de la sala de estar.

La puerta corredera del estudio permite abrir la visual de la fachada y percibirla en toda su longitud, enfatizando el ritmo de las altas aberturas de la casa. Se utiliza la luz natural en la calificación de los espacios, se abre un lucernario en la zona interior de la zona de día que ilumina cenitalmente la zona de acceso.

Las antiguas bóvedas de «rasilla» cerámica del techo acentúan con la iluminación de los proyectores a techo y, pintado de blanco, resulta una textura vibrante y moderna. El techo del estudio se puede apreciar desde el estar a través de una abertura vidriada sobre el armario. El parqué de roble natural está cepillado y barnizado mate para tener una textura natural y agradable al tacto.

  • Arquitecto:

    Pau Martínez Gargallo i Sergi Sanz Jiménez

  • Superfície:

    254 m2

  • Presupuesto:

    145.000 €

  • Año:

    2014

  • Emplazamiento:

    Barcelona

  • Fotografias:

    Pau Martínez Gargallo i Héctor Paredes